Rusia acusa a Ucrania de bombardear un depósito de gasolina en territorio ruso

0
74

El gobernador de la región de Bélgorod, Viacheslav Gladkov, acaba de asegurar que «dos helicópteros ucranianos que sobrevolaban a baja altura dispararon esta mañana varios misiles contra un depósito de combustible» en la principal ciudad de la provincia, que lleva su mismo nombre, Bélgorod. Como resultado del ataque, Gladkov sostiene que «se ha producido un incendio en un almacén de combustible», situado en el mismo casco urbano de esta localidad rusa.

«Todos los recursos disponibles están activos para extinguir las llamas», aseguró el gobernador. Afirmó además que «no ha habido víctimas mortales ni peligro para la población. Los edificios adyacentes están siendo evacuados temporalmente» a un estadio cercano mientras dure la lucha contra el fuego. Según las últimas noticias, son ya ocho los depósitos que están ardiendo y hay dos heridos entre el personal de la planta.

Aspecto de la explosión desde lejos
Aspecto de la explosión desde lejos – Sentdefender

Telegram y otras redes sociales han publicado vídeos del momento en el que los supuestos helicópteros ucranianos disparaban sus misiles. Lo cierto es que nadie se explica cómo los aparatos lograron penetrar en territorio ruso desde Ucrania sin ser detectados y derribados por el sistema de defensa aérea rusa. De ser realmente una acción de guerra de Ucrania, parece buscar obstaculizar los suministros de carburante para las tropas rusas. Aunque no se descarta que se trate de una estratagema propagandista dirigida a demonizar todavía más a Kiev y justificar acciones bélicas contra Ucrania mucho más drásticas.

Las autoridades ucranianas aún no se han pronunciado en relación con las declaraciones hechas por Gladkov. Con anterioridad, el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania advirtió que las autoridades rusas podrían recurrir a provocaciones en su territorio para justificar la decisión de «continuar una guerra prolongada y agotadora».

Crisis humanitaria

En los últimos días, las tropas rusas han informado de ataque con misiles contra instalaciones petroleras en Ucrania en las regiones de Dnipró, Leópolis, Volyn y Rivne. El Ejército ucraniano aseguró que esta serie de ataques contra depósitos de gasolina «pretende complicar el apoyo logístico y crear las condiciones para una crisis humanitaria».

Las autoridades de Bélgorod ya acusaron anteriormente a las tropas ucranianas de bombardear la zona. El 23 de marzo, en las aldeas de Zhuravliovka y Nejoteevka, justo en la frontera con Ucrania, fue decretado el estado de emergencia después de la supuesta explosión de un proyectil que, según las autoridades rusas, fue lanzado desde Ucrania.

Al día siguiente, Rusia declaró que las explosiones se repitieron y que, como resultado, una persona murió y tres resultaron heridas. No hubo confirmación independiente de esta información. A última hora de la tarde del 29 de marzo, se produjeron otras explosiones en la región de Bélgorod de Rusia, no lejos de la capital regional. Gladkov afirmó que se debió a un incendio en un depósito de municiones, mientras que la agencia estatal rusa TASS señalaba que se trataba de «bombardeos desde el territorio de Ucrania». Al final, Moscú reconoció oficialmente que la causa de las explosiones fue el «incumplimiento de las normas de seguridad» dentro del polvorín.