Matanza en Kramatorsk: Al menos 35 muertos tras el ataque a una estación de tren al este de Ucrania

0
85

Nuevamente, escenas dantescas de cadáveres de civiles ucranianos y multitud de heridos. Esta vez en la estación de ferrocarril de Kramatorsk, desde donde la población trataba de escapar ante la inminencia de una ofensiva rusa a gran escala. Las imágenes y vídeos difundidos por las redes sociales muestran el andén de la estación lleno de cadáveres y personas ensangrentadas arrastrándose y pidiendo ayuda.

Los responsables locales han contabilizado ya 3 muertos y un centenar de heridos a causa de la explosión de dos misiles rusos, uno de los cuales no quedó completamente destruido y en cuyo fuselaje se podía leer la inscripción «por los niños», supuestamente muertos durante los presuntos ataques del Ejército ucraniano contra los separatistas de Donbass en los últimos ocho años.

El jefe de la Administración regional de Kramatorsk, Pavlo Kirilenko, sostiene que el ataque perpetrado contra la estación «ha provocado unos 30 muertos y más de 100 heridos y ha sido efectuado con misiles “Iskander” cargado con cargas de racimo múltiples», una munición prohibida. Poco después, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, afirmó que los cohetes utilizados en el ataque por las fuerzas rusas fueron “Tochka-U”. Según Kirilenko, «miles de personas se encontraban en la estación a la espera de ser evacuados» y, según su opinión, se trata de «una acción deliberada para matar civiles».

Pero Rusia desmiente tener nada que ver con el ataque mientras que los separatistas de Donetsk aseveran que se trata de una acción de Kiev para culpabilizarles a ellos. Han acusado a los dirigentes ucranianos de cometer «un crimen de guerra».

La línea del ferrocarril, bombardeada

Ante las informaciones de inteligencia del Ejército ucraniano sobre una inminente ofensiva de las tropas rusas y las fuerzas rebeldes de Donetsk y Lugansk para hacerse con el control de todo el Donbass, las autoridades ucranianas ha instado en los últimos días a los responsables locales de las localidades bajo control de Kiev en la región para que evacuen a los civiles sin pérdida de tiempo.

La primera en hacer el llamamiento fue la viceprimera ministra ucraniana, Irina Vereshuk, que advirtió que quedarse en la zona supone «exponerse a morir». Ayer jueves, fue el responsable de la Administración Militar Local, Serhiy Gaidai, quien apremió a los habitantes a huir de Donbass. «¡Procedan cuanto antes a evacuar la región! Las posibilidades de salvarse a sí mismo y a sus familias de morir a manos de los rusos se reducen cada día que pasa. Están cortando las posibles vías de salida. Protejan sus vidas y salgan (…) es la última oportunidad», advirtió Gaidai.

Los llamamientos surtieron efecto y centenares de personas se agolparon ayer en Kramatorsk con sus pertenencias para subirse a algún coche particular, autobús o, sobre todo, para tomar alguno de los trenes operativos. Sin embargo, la evacuación por vía férrea quedó enseguida abortada. La línea del ferrocarril fue bombardeada al atardecer, lo que bloqueo la salida de los trenes.

El director de los ferrocarriles ucranianos, Olexandre Kamishin, afirmó en su cuenta de Telegram que «el enemigo llevó a cabo bombardeos aéreos contra la vía férrea junto a la estación de Barbenkovo, de la línea de Donetsk. Es la única vía de salida por tren de ciudades como Sloviansk, Kramatorsk y Limán», todas ellas bajo control ucraniano.

Según sus palabras, el ferrocarril «es una vía de supervivencia para decenas de miles de nuestros compatriotas».