Los mercenarios sirios ganan 6.000 euros al mes por luchar para Putin en Ucrania

0
283

Unas 5.000 libras esterlinas al mes, casi 6.000 euros, es lo que se les ofrece a los combatientes sirios para que luchen con los rusos en Ucrania. Así lo desveló este miércoles la BBC, que habló con un soldado sirio que se ofreció como voluntario para luchar contra los ucranianos. Pese a que este hombre aseguró que Rusia está llevando a cabo una masacre en Ucrania, también consideró que el régimen de Vladimir Putin está ayudando a los sirios pobres que no tienen ni para comer.

Precisamente por eso se ofreció a luchar en territorio ucraniano, pese a la oposición de su familia, a la que se le prometió una indemnización de 37.000 libras (unos 43.600 euros) si lo matan en el conflicto.

Este combatiente declaró que conoce a unas 200 personas que también tomaron la decisión de luchar a favor de los rusos. Según el gobierno ucraniano, en Siria hay al menos 14 centros de reclutamiento.

Las declaraciones de este testigo contrastan con la narrativa rusa de que hay miles de voluntarios deseosos de apoyar la invasión rusa, pero no todos los que se registran lo hacen libremente, según una investigación conjunta del diario británico ‘The Telegraph’, el grupo de investigación Lighthouse Reports y el Syrian Investigative Reporting for Accountability Journalism, (SIRAJ), un colectivo de reporteros de investigación sirios galardonados que viven en el exilio desde que comenzó la guerra en el 2011.

Un joven de 29 años, cuyo testimonio forma parte de la investigación, dijo que ya había servido en Libia con una compañía militar privada respaldada por Rusia después de recibir la promesa de que, luego de que acabara su contrato, los rusos mediarían para liberar a su hermano, detenido en el 2018 por el gobierno sirio. El mismo reclutador que lo fichó, ahora lo está presionando para que viaje a Ucrania, algo que está decidido a hacer: «Estoy dispuesto a sacrificar mi vida por la oportunidad de salvar a mi hermano».

Otra fuente aseguró que esta semana, la inteligencia militar siria le pasó a Rusia, para su aprobación, una lista inicial de unos 3.000 hombres autorizados para luchar en Ucrania, muchos de ellos, según el rotativo, reclutados por Al-Sayyad Company, una empresa militar privada financiada por Moscú con vínculos con el Grupo Wagner, una organización de mercenarios rusos.