Eternamente Pablo Milanés: muere el legendario cantautor cubano a los 79 años

0
79

Apenas se anunció su muerte, las redes sociales se llenaron de homenajes y comentarios. Muchos, la mayoría, hacían alusión a los títulos y letras de sus canciones, algunas de cuales eran verdaderos himnos en su Cuba natal y en todo el mundo de habla hispana.

#Eternamente, es una de las palabras que más se repetía, haciendo eco de «Yolanda», una de sus obras más conocidas.

El legendario cantautor cubano Pablo Milanés falleció a los 79 años de edad en Madrid, España, en la madrugada del 22 de noviembre.

Milanés, uno de los fundadores y más destacados exponentes de la Nueva Trova Cubana, estaba ingresado en un hospital madrileño desde el 12 de noviembre por «infecciones recurrentes», según su informó su oficina artística.

El artista, que en los últimos años residió en la capital española, tenía un frágil estado de salud y sufría, entre otras dolencias, un trastorno renal por el que recibió un trasplante de riñón en 2014.

En los últimos meses el intérprete de temas clásicos como «El breve espacio que no estás» o «Yo pisaré las calles nuevamente y «Para vivir» había tenido que cancelar varias actuaciones de su gira Días de Luz.

El pasado 21 de junio ofreció su último concierto en La Habana, donde actuó para miles de personas en un estadio deportivo.

Una de las primeras reacciones en Twitter ante la muerte de Milanés fue del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, que lo llamó una «voz inseparable de la banda sonora de nuestra generación».

«Si me faltaras, no voy a morirme, si he de morir, quiero que sea contigo», era otra frase recurrente en esa red social, también parte de «Yolanda».

Despegue artístico y trabajos forzados

Milanés
Pie de foto, Milanés (segundo a la izquierda) con Joan Manuel Serrat, Luis Eduardo Aute, Kiko Veneno y Silvio Rodríguez en Madrid en 1983.

Nacido en Bayamo (este de Cuba) en 1943, Pablo Milanés se trasladó de niño con sus padres a La Habana, donde estudió música en el conservatorio y adquirió influencias de la música tradicional y el género cubano «filin» (de feeling) .

Tras participar en programas de televisión y grupos vocales en los años 1950, comenzó a despuntar como cantante en la década siguiente, marcada por el comienzo del sistema comunista impuesto en la isla por Fidel Castro tras el triunfo de la Revolución Cubana en 1959.

A principios de los años 1960, Milanés compuso algunos de sus primeros temas, como «Tú, mi desengaño» y «Mis veintidós años».

Pese a declararse revolucionario, a mediados de esa década fue recluido en una Unidad Militar de Ayuda a la Producción (UMAP) con solo 23 años.

Las UMAP eran campos de trabajos forzados a los que el gobierno de Fidel Castro enviaba a artistas, intelectuales, religiosos y homosexuales por supuestamente desviarse de los valores de la revolución.

Milanés fue enviado allí por expresar ideas discrepantes con el oficialismo, según contó más adelante en entrevistas en las que recriminó al gobierno no haberle pedido disculpas por este episodio.

La Nueva Trova y el estrellato

En 1968 dio su primer concierto con Silvio Rodriguez. Los dos cantautores fundaron, junto a con Noel Nicola, la Nueva Trova Cubana a principios de la década de 1970.

La Nueva Trova combinó ritmos populares de la isla con contenidos políticos afines a las ideas de los movimientos de izquierdas de la época.

En 1985 grabó uno de los discos más célebres de su carrera, «Querido Pablo», en el que participaron músicos cercanos a Milanés como Joan Manuel Serrat, Víctor Manuel, Ana Belén, Luis Eduardo Aute y Mercedes Sosa y el propio Silvio Rodríguez.

Milanés, en un concierto el pasado enero en Barcelona (España).
Pie de foto, Milanés, en un concierto el pasado enero en Barcelona (España).

La música de Milanés abarcó diversos géneros y estilos, desde el son cubano y la canción protesta hasta composiciones para películas de cine.

Una de sus canciones de protesta más célebres fue «Yo pisaré las calles nuevamente», letra de denuncia al golpe de Estado de Chile de 1973. El músico no pisó Chile por 26 años, hasta que en 1998 el general Augusto Pinochet dejó su puesto como jefe del Ejército, ocho años despúes del regreso a la democracia.

Considerado uno de los artistas más importantes de América Latina, llevó a cabo numerosas giras y proyectos en todo el mundo a lo largo de su trayectoria.

En más de cinco décadas de carrera colaboró con importantes y variados artistas, desde Joaquín Sabina y Ana Belén y Víctor Manuel hasta Los Van Van, Ricardo Arjona o Maná, entre muchos otros.

En sus últimos años, el cubano se convirtió en una de las voces críticas del gobierno de Cuba, a quien señaló como fuente de «represión» y «hambre», y se mostró favorable a un cambio político en la isla.

Este 23 de noviembre habrá una capilla ardiente en el Salón Cervantes de la Casa de América de Madrid.