Estos son los síntomas de la variante XE del coronavirus

0
320

La nueva variante XE del coronavirus fue descubierta por primera vez el 19 de enero en Reino Unido y desde entonces ya se ha detectado también en Japón, India, Brasil y en España, donde el Ministerio de Sanidad ha reportado los primeros casos secuenciados por el sistema de vigilancia epidemiológica.

De acuerdo con la información actualizada esta semana, en España se han notificado secuencias correspondientes al linaje recombinante XE, aunque en niveles muy bajos, inferiores al 2%.

La ‘recombinante’ XE recibe ese nombre por ser una mezcla entre dos linajes de la variante Ómicron. El linaje BA.1, variante original de Ómicron que llevó a reforzar las medidas sanitarias en diversas partes del mundo; y el linaje BA.2, conocida como ‘la sigilosa’ ya que aunque es menos grave es más contagiosa que la anterior.

A pesar de los pocos casos documentados de esta nueva cepa la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que la XE es un 10% más contagiosa que anteriores variantes.

Profesionales de UKHSA (Agencia de la Seguridad Sanitaria del Reino Unido) han estudiado el caso de esta nueva cepa y han estimado que puede ser más transmisible que las anteriores ya que su tasa de crecimiento es ligeramente superior a su predecesora. De todas maneras los expertos sanitarios apuntan que no hay evidencia suficiente y aún es demasiado pronto para establecer afirmaciones sobre su transmisibilidad, gravedad o efectividad de la vacuna, tal y como apunta la profesora Susan Hopkins, asesora médica de UKHSA.

La nueva cepa pertenece a la variante Ómicron y según el informe realizado por la agencia de seguridad de Reino Unido no ha demostrado un comportamiento distinto a él. Los síntomas serán por lo tanto los conocidos hasta ahora: fiebre, malestar, mucosidad, tos, cansancio generalizado y dolor de cabeza. Normalmente suelen durar entre dos y cinco días y las vacunas y la inmunidad establecidas hasta el momento deberían funcionar en cierta medida como una barrera de protección.

Los sanitarios británicos siguen estudiando el caso de XE y, a pesar de incidir en que se sitúa en su fase inicial y no hay pruebas experimentadas para sacar conclusiones, sí que han manifestado que la XE es una mutación que se encuentra dentro de los parámetros normales de la situación de pandemia y descartan que sea un motivo de alarma especial.