Decenas de personas exigen “Justicia por David” en la Plaza de la Bandera

0
90

Decenas de personas se congregaron este sábado en la Plaza de la Bandera de Santo Domingo para exigir justicia para David de los Santos y otras víctimas fallecidas, supuestamente, a manos de agentes de la Policía Nacional.

Los asistentes mostraron su indignación y exigieron justicia por los últimos sucesos derivados de supuestos abusos policiales que causaron la muerte de al menos tres personas en las últimas semanas, y reclamaron medidas concretas para que se lleve a cabo la reforma policial anunciada por el Gobierno.

El último caso, el que ha causado reacciones políticas y una mayor consternación, es el de David de los Santos, de 24 años, quien falleció el domingo pasado en un hospital, cuatro días después de haber sido arrestado por mostrar una actitud amenazante hacia una empleada de un local de una plaza comercial de Santo Domingo.

“Justicia por David” o “Policía no me mate” fueron algunas de las consignas coreadas por los asistentes, incluidos familiares y allegados de De los Santos, que llevaban globos negros, portaban carteles con mensajes de protesta y fotos del joven fallecido, y prendieron velas cuando anocheció.

  • Por este último hecho, el Ministerio Público ha solicitado prisión preventiva contra cuatro agentes policiales que estaban a cargo del destacamento del ensanche Naco en el que fue retenida la víctima el pasado 27 de abril y tres civiles con los que compartía celda cuando sufrió el ataque a golpes que llevaron a su muerte el 1 de mayo en un hospital de la capital.

Anteriormente murieron, también bajo custodia policial, José Gregorio Custodio, de 37 años, el 17 de abril, y Richard Báez, de 30 años, el 5 día de ese mismo mes, según denuncias de sus familiares.

El presidente Luis Abinader puso en marcha la reforma de la Policía Nacional en 2021, después de que en marzo de ese año un matrimonio de religiosos muriera tiroteado en un retén de la Policía.

En su informe anual sobre derechos humanos publicado el mes pasado, Estados Unidos volvió a denunciar asesinatos ilegales o arbitrarios por parte de las fuerzas policiales dominicanas, así como golpes, malos tratos y tortura a detenidos, pese a que esa práctica está prohibida en el país.