Banco Central informa que la inflación del mes de abril fue de 0.96 %

0
103
banco central

Los grupos de mayor contribución fueron Alimentos y Bebidas No Alcohólicas (1.48 %), Vivienda (2.35 %), Restaurantes y Hoteles (1.09 %), Bienes y Servicios Diversos (0.88 %).
Las medidas implementadas por el Gobierno al asumir el diferencial en el precio de los combustibles continúan reflejándose en una menor inflación del grupo Transporte (0.25 %).

Santo Domingo. República Dominicana. – El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) informa que el índice de precios al consumidor (IPC) del mes de abril registró una variación de 0.96 % con respecto al mes de marzo de 2022, mientras que la inflación acumulada del periodo enero-abril del 2022 se colocó en 3.78 %. En cuanto a la inflación interanual, medida desde abril de 2021 hasta abril 2022, la misma se situó en 9.64 %.

El informe mensual del BCRD expone que la inflación subyacente registró una variación mensual de 0.63 % en el mes de abril, observándose una ligera tendencia creciente. Este último indicador aísla el comportamiento de ciertos alimentos con gran variabilidad en sus precios, así como los combustibles, servicios con precios regulados como la tarifa eléctrica, el transporte y las bebidas alcohólicas y el tabaco, con el objetivo de extraer señales más claras para la conducción de la política monetaria.

El reporte publicado por el BCRD explica que la dinámica inflacionaria a nivel mundial se ha acelerado luego de la invasión de Rusia a Ucrania, hecho que constituyó un nuevo choque de oferta agregada global, justo cuando comenzaban a disiparse las presiones al alza de los precios derivadas de la pandemia del Covid-19. En ese tenor, las materias primas básicas (commodities) para la producción local como maíz, trigo, cebada y soya conjuntamente con los fertilizantes han registrado incrementos de precios importantes en los últimos meses, reflejando el panorama internacional más convulso. De forma particular, el barril del petróleo intermedio de Texas (WTI) ha pasado de una cotización promedio de US$83 durante el mes de enero de 2022 a US$102 por barril durante el mes de abril. Asimismo, se mantienen elevados los costos del transporte internacional de contenedores impactando los precios de los bienes importados de consumo habitual.

De igual forma, puntualiza que la inflación interanual en los Estados Unidos de América, el principal socio comercial de República Dominicana, se ubicó en 8.3 % al cierre del mes de abril, más de cuatro veces superior a la meta promedio de 2.0 % de la Reserva Federal a largo plazo, cercana la observación más alta de los últimos 40 años. En Canadá alcanzó su valor máximo en tres décadas al registrar un 6.7 % en marzo de 2022. Mientras que, en la Zona Euro, el indicador adelantado de la inflación anualizada en abril de 2022 se encuentra en 7.5 %, siendo la más alta en la historia de ese bloque de países desde la creación del euro como moneda común. De manera particular, cabe mencionar el incremento evidenciado en los niveles de inflación interanual de economías tales como España (8.3 %), Alemania (7.4 %) y el Reino Unido (7.0 %), de acuerdo a las últimas cifras disponibles.

En el caso de la mayoría de los países de América Latina que operan bajo el esquema de metas de inflación, éstos exhiben incrementos interanuales del IPC por encima de los niveles centrales de los rangos meta establecidos en sus programas monetarios, que rondan entre 3.0 % y 5.0 %. Tales son los casos de Perú con una inflación de 8.0 % (4.0 veces mayor), Brasil 12.1 % (3.5 veces mayor), Chile 10.5 % (3.5 veces mayor), Colombia 9.2 % (3.1 veces mayor), Paraguay 11.8 % (3.0 veces mayor), México 7.7 % (2.6 veces mayor), Costa Rica 7.2 % (2.4 veces mayor), Honduras 8.3 % (2.1 veces mayor) y Uruguay 9.4 % (1.9 veces mayor) conforme las últimas informaciones disponibles a la fecha. Al cierre del mes de abril de 2022, la inflación de República Dominicana es 2.4 veces superior a su meta, con una menor desviación que seis de los nueve países mencionados.

El BCRD agrega que ante el contexto actual descrito anteriormente, los bancos centrales a nivel global han orientado la política monetaria hacia una postura restrictiva, incrementando las tasas de interés de referencia y retirando gradualmente los estímulos monetarios provistos en el periodo de la pandemia para normalizar los niveles de liquidez de las economías, con el propósito de contener las presiones sobre los precios y contribuir a la convergencia de la inflación hacia los objetivos establecidos en los respectivos esquemas de política monetaria de cada país.

Tal es el caso de Estados Unidos de América, donde recientemente la Reserva Federal (FED) decidió incrementar su tasa de interés de corto plazo en 0.50 %, situándola en el rango de 0.75 % – 1 % y anticipando aumentos adicionales en lo que resta del presente año. En ese orden, los analistas de los principales bancos de inversión esperan que la tasa de política monetaria de los Estados Unidos se ubique en torno a 3.25 % en el primer trimestre de 2023. Además, consistente con esta decisión, la FED aprobó un programa de reducción de los activos en su hoja de balance a partir del mes de junio, lo que se traducirá en una reducción de los niveles de liquidez y en un alza de las tasas de interés de mercado que contribuirán a reducir la inflación a través de la moderación de la demanda agregada. Igualmente, el Banco Central de Canadá ha aumentado su tasa de política monetaria en 75 puntos básicos, el Banco Central del Reino Unido en 90 puntos básicos y se espera el Banco Central Europeo empiece a ajustar al alza la tasa de política en la segunda mitad del presente año.

Respecto a la política monetaria en América Latina, ante las elevadas presiones inflacionarias descritas previamente, la mayoría de los bancos centrales de la región han continuado incrementando sus tasas de referencia, acumulando aumentos al mes de abril de 2022 detallados a continuación: Argentina (1,100 pb), Brasil (1,075 puntos básicos (pb), Chile (775 pb), Paraguay (600 pb), Perú (475 pb), Colombia (425 pb), Uruguay (400 pb), Costa Rica (325 pb), México (275 pb) y Nicaragua (50 pb).

En el caso de la República Dominicana, el Banco Central ha implementado medidas para la normalización monetaria con el objetivo de contribuir a la convergencia de la inflación al rango meta de 4.0% ± 1.0% en el horizonte de política, que incluyen un aumento acumulado de 250 puntos básicos en la tasa de política monetaria desde noviembre de 2021 y una reducción significativa de la liquidez del sistema financiero a través de operaciones de mercado abierto.

El informe reitera que el BCRD se mantendrá dando seguimiento a la coyuntura internacional y a las presiones inflacionarias, ante la aceleración experimentada en la inflación en el mes de abril de 2022, particularmente de la subyacente, en un contexto en el que se cuenta con un panorama más claro de la magnitud esperada en los ajustes al alza de la tasa de política de la FED en lo que resta del año; y con el espacio favorable que brinda un resultado de crecimiento de 6.1 % del producto interno bruto (PIB) real en el primer trimestre del año, mejor al esperado.

Precisa que, se continuará afianzando el proceso de normalización monetaria que permita acelerar el proceso de convergencia de la inflación hasta el rango meta, lo cual constituye el objetivo primigenio del Banco Central, siempre dentro del marco de lo prudente, por el delicado balance inherente a este tipo de decisiones para no afectar de manera significativa el crecimiento y el empleo.

Variación por grupos
El análisis de los resultados del IPC general durante el mes de abril de 2022 muestra que los grupos de mayor contribución a la inflación fueron Alimentos y Bebidas No Alcohólicas (1.48 %), Vivienda (2.35 %), Restaurantes y Hoteles (1.09 %), Bienes y Servicios Diversos (0.88 %) y Transporte (0.25 %), explicando en conjunto cerca del 94 % de la inflación general del mes de abril de 2022.

El informe resalta que el conjunto de medidas implementadas por el Gobierno, particularmente el subsidio a los combustibles domésticos continúa reflejándose en una moderada inflación del grupo Transporte, el cual contribuyó apenas con 0.05 puntos porcentuales a la inflación de 0.96 % del mes de abril, reduciendo su incidencia en la variación del IPC general, lo cual se espera continué afianzándose en los próximos meses mientras se mantengan los precios de los hidrocarburos sin variación.

La variación de 1.48 % en el índice de precios del grupo Alimentos y Bebidas No Alcohólicas obedece fundamentalmente a las alzas de precios observadas en el pollo fresco (2.32 %), ajíes (15.91 %), aguacates (13.93 %), agua purificada (2.41 %), carne de res (3.33 %), yuca (5.12 %), salami (1.95 %), aceite de soya (1.98 %), arroz (0.68 %), carne de cerdo (2.33 %), naranjas (10.20 %), tomates (5.21 %), guandules verdes (4.09 %), limones agrios (6.58 %), pescados (2.70 %), guineos verdes (1.57 %), queso blanco (1.47 %) y plátanos verdes (0.69 %), mientras que otros bienes alimenticios registraron disminuciones en los precios tales como huevos (-1.63 %) y zanahorias (-13.82 %).

El grupo Vivienda, segundo en aporte en la variación el IPC general del mes de abril de 2022, creció 2.35 % producto del incremento de la tarifa residencial del servicio de energía eléctrica en 9.07 %, dispuesto en la resolución No. SIE-021-2022 de fecha 28 de marzo de 2022, de la Superintendencia de Electricidad, en el marco del Pacto Nacional Para la Reforma del Sector Eléctrico. Además, incidieron en el comportamiento de este grupo las alzas de precios de los servicios de agua potable (13.58 %), alquiler residencial (0.13 %), pinturas (1.79 %) y los servicios de mantenimiento de la vivienda 0.84 %.

El incremento de 1.09 % del IPC del grupo Restaurantes y Hoteles responde, básicamente, al aumento de los precios de los servicios de comidas preparadas fuera del hogar, como el plato del día (1.23 %), el servicio de pollo (1.38 %), los servicios de víveres con acompañamiento (1.03 %) y jugos servidos fuera del hogar (1.09 %). Es importante reiterar que el alza de precios observado en el índice de precios de este grupo es resultado de las alzas de precios de los insumos básicos para su elaboración, entre ellos las carnes, los aceites, el arroz, los plátanos, la yuca, los panes, los embutidos, el pescado, el queso, entre otros, que de manera directa inciden en el precio al consumidor de estos servicios de comida.

En cuanto al IPC del grupo Bienes y Servicios Diversos, el mismo creció 0.88 % en abril de 2022, debido fundamentalmente a los incrementos de precios en los servicios de cuidado personal, como el corte de pelo para hombre (0.84 %), lavado y peinado de pelo (0.47 %), en los artículos de cuidado personal como papel higiénico (2.10 %). jabón de baño (1.90 %), desodorantes (0.98 %) y pañales desechables (1.35 %), además de los seguros de salud (1.40 %) y celebración de eventos (3.23 %).

El IPC del grupo Transporte registró un aumento de 0.25 % en el mes de abril de 2022, producto del aumento en el precio de algunos servicios de transporte como los pasajes al exterior (8.87 %), en motoconcho (0.52 %), además del leve incremento de las gasolinas premium (0.26 %) y regular (0.19 %). Asimismo, aportó el alza de precios de los lubricantes y aceites para vehículos (1.38 %). Estos incrementos fueron compensados parcialmente por la reducción en los precios de los automóviles (-0.70 %), incidiendo en que la inflación de este grupo no fuera de mayor magnitud.

Inflación de bienes transables y no transables
El informe del BCRD indica que el crecimiento de 0.82 % de los bienes transables, aquellos que pueden exportarse e importarse libres de restricciones, se explica por los aumentos en los precios de los pasajes al exterior, papel higiénico, combustibles, jabón de baño, detergentes, pinturas, suavizante de ropa, antihipertensivos, pañales desechables y de algunos bienes alimenticios. El índice de los bienes y servicios no transables, los que por su naturaleza sólo pueden comercializarse dentro de la economía que los produce o están sujetos a medidas que limitan las importaciones de los mismos, varió 1.09 % en abril 2022.

Inflación por áreas geográficas
En cuanto al comportamiento del IPC por regiones geográficas, el BCRD señala que la variación del índice de precios al consumidor de la región Ozama, que comprende el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo fue 0.83 %, en la región Norte o Cibao 1.06 %, región Este 1.06 % y la región Sur 1.04 %. La menor variación registrada en el IPC de la región Ozama se explica principalmente por la combinación de la menor incidencia del IPC de los grupos Vivienda y Transporte.

Inflación por quintiles
El reporte de la entidad monetaria explica que el análisis de los resultados del IPC por estratos socioeconómicos muestra que los quintiles de menores ingresos registraron variaciones de 1.11 % el quintil 1, 1.07 % el quintil 2 y 1.01 % el quintil 3, repercutiendo en este comportamiento los aumentos de precios del grupo Alimentos y Bebidas No Alcohólicas, de los servicios de energía eléctrica y de agua potable en el grupo Vivienda. En cuanto a los quintiles de mayores ingresos (4 y 5) registraron tasas de inflación de 0.97 % y 0.90 % respectivamente, como resultado del crecimiento de los precios de los servicios de la energía eléctrica y agua potable, pasajes aéreos y algunos bienes alimenticios.